viernes, 7 de noviembre de 2008

Los efectos en informática

Bueno, llevaba mucho tiempo sin publicar, los que me conoceis más de cerca sabeis que ha habido varios cambios importantes en mi vida, y los que no me conoceis, pues os la suda, así que no voy a andar dando explicaciones aquí para aburrir a unos y otros...

El tema es que falta menos de un mes para mi cumple (la idea era hacerlo ayer que faltaba un mes, pero no ha sido posible...) y he decidido que a los que os gusta leerme os voy a hacer un pequeño regalito, hablando de una de mis tontadas tipicas ^_^

Hoy os voy a hablar de una cosa curiosa, mucha gente comenta el Efecto Invernadero, el Efecto Coriolis (el que no sepa lo que es que investigue o vea más Los Simpson) y otros tantos, pero nadie se ha preguntado nunca qué efectos se ceban en nuestros ordenadores, esas maquinas a quienes confiamos nuestros documentos, nuestros datos bancarios y casi todo lo que hacemos hoy en día Así que yo, que tengo una gran curiosidad, una mente preclara en la zona de las entradas y bastante tiempo libre, voy a tratar de organizar las cosas, y llenar por fin este vacío en el acervo cultural de toda nuestra especie (aunque en realidad a nadie le importa una m*****).

La informática es una cosa curiosa, uno podría pensar que un dispositivo electrónico responde de forma lógica a las ordenes y funcionalidades que se esperan de él, y, por tanto, siendo un PC un mogollón de estos pues debería responder igual, ¿no?
¡PUES NO! Craso error, como tiene tantos dispositivos electrónicos en su interior un PC es muy propenso a fallar, y claro, aquí nos encontramos con el primero de los efectos, el que provoca la Ley de Murphy, el puto EFECTO MURPHY (el puto no es imprescindible, pero relaja mucho).

¿En qué consiste el Efecto Murphy en informática? Pues el Efecto Murphy afecta a todo el mundo, y suele implicar que cuando haces algo que modifica varias cosas, todas ellas fallarán a la vez, poniendo el diagnóstico tan difícil como la solución... Muchos diréis 'Ajá, pero yo llamo a mi amigo informático y me arregla esto...'; pues no, pringadillos, esto no funciona así, porque cuando llames a tu amigo informático ocurrirá el segundo efecto el llamado:

EFECTO DENTISTA
Que nombre tan simple y tan complicado a la vez... Porque claro, aparte de un 'Me cago en tus muelas...' cuando se nos cuelga el PC, no encontramos más relación con un dentista y un PC, pero claro, aquí el nombre no es tan claro, si no que más bien es una analogía. Este efecto es, sin duda, uno de mis favoritos, porque demuestra que hace tiempo que los PC superaron una gran barrera y comenzaron a sentir como sentimos los humanos, que cosa más bonita...
Claro, es fácil pensar que el PC no siente, pero al hablar del Ef. Dentista nos damos cuenta de que son como nosotros, porque, a todos nos ha pasado. Llegas a la consulta del dentista, porque un dolor de muelas atroz lleva días y días dando por saco, entonces te sientas en la sala de espera y... ¡ALEHOP! No te duelen, pero nada, nada. Pues cuando llamas al amigo informático ocurre exactamente lo mismo: llega el amigo informático y al PC dejan de dolerle las muelas... Es típico, y sabéis que es verdad, porque a todos os habrá ocurrido, tanto lo del dentista como lo del amigo informático (aunque podíais estar a cualquiera de los dos lados, bien como víctima de Murphy, bien como víctima de tu amigo...).
Y claro, ante el Ef. Dentista, ¿qué puedes hacer? Pues nada, amigos, nada. No puedes hacer nada, porque cuando el “dentista” esté delante, no le ocurrirá absolutamente nada malo al PC, y así no se puede solucionar nada...

Como no puedes solucionar nada, pues el amigo informático vuelve a su casa, y tú decides investigar para ver en qué consiste el problema, y, claro, lo arreglas, o eso crees.

Como has conseguido arreglarlo, vuelves a llamar al amigo informático, quien, más o menos curioso, vuelve a tu casa a ver tus logros, hasta que el tercer efecto te pega en los morros:

EFECTO DEMO: o efecto demostración, es el que sucede cuando intentas mostrar algo a alguien a través del PC, al hacer la demostración, no funciona. Ya puede ser un programa que te cagas de robusto y que llevas meses probando, como una simple presentación en PowerPoint, que en el momento de enseñarlo a otros, fallará, y si son muchos, el fallo será mítico...

Además, las hostias con este efecto, no ocurren solo a nivel local, puesto que ya en la presentación de Windows 98 hubo un (mítico en el mundo de la informática) pantallazo azul, que pilló a todos por sorpresa.

En resumen, hay que tener en cuenta estas tres leyes de la informática a partir de sus efectos.

EFECTO MURPHY: si modificas algo en el PC (a nivel hardware o software) que conlleve tres o más modificaciones, algo fallará, probablemente todo, salvo que sospeches que sea todo, en cuyo caso será una única cosa y acabarás jodido de tanto buscar.

EFECTO DENTISTA: cuando el técnico aparezca a reparar algo, a tu PC dejará de dolerle ese algo.

EFECTO DEMO: cuando intentes mostrar algo a alguien, la probabilidad de que falle es directamente proporcional a la cantidad de público que haya presente.

Espero haberos dado qué pensar, o por lo menos que os hayáis echado unas risas a mi costa ^_^

1 comentario:

Rakel dijo...

Me quedo con el efecto dentista que es el que me ha tocado mas de una vez la fibra sensible de la paciencia.
El efecto murphy no lo entiendo (soy cortita ya de nacimiento)
El efecto demo me ha parecido curioso porque a mas publico mas ridiculo haces xDDD
Ains miguelin cuando actualices el blog hazlo mas a menudo y no escribas el quijote en un dia tio xD
Un besin wapo