domingo, 26 de agosto de 2007

No me lo puedo de creer...

Andaba yo de rebuznos por el messenger, cuando Piri me ha pasado una cosa que, bueno, no se como calificarla, son dos enlaces que... en fin, sin palabras, mejor que los veais vosotros mismos:

Supositorios para el lobo
Cuento sobre abusos infantiles

Ambos cuentos tratan de una forma peculiar las tendencias homosexuales infantiles, pero queda claro en ambos casos, que la homosexualidad es algo preocupante en los niños y en los adolescentes, y (como se puede ver en el segundo cuento) que la homosexualidad es un trastorno ocasionado por culpa de pederastas.

En fin, que uno ya no se escandaliza por nada pero, así nos va, que la gente sigue dándole importancia a con quien se acuesta cada uno, mientras seguimos teniendo una vivienda de mierda a precio de oro, un curro de mierda con sueldo de mierda (es lo único en que somos coherentes), unas infraestructuras de mierda (los de Barcelona saben lo que digo, ¿no?) y llevando con una mierda de dignidad una vida de mierda, que satisfará nuestras aspiraciones de mierda durante nuestra vida.

P.D.: tal que aquí desactivo el modo irónico y animo a quien aún le preocupe con quien se acuestan los demás, a dejar de preocuparse por gilipolleces, y luchar por conseguir un futuro mejor para todos...

2 comentarios:

Morgana dijo...

Tras tu artículo de mierda (jajaja) sólo puedo decir que el primer libro, no lo veo tan mal si va en plan "te gusta meterte cosas ahí pero da igual, no es malo, y puede que si te quitan tu culete regordete lo añores". El segundoes como, "mira, que no eres gay, es culpa de tu tío". ¿Y silo llega a ser? ¿Lo crucifican?
Que deberíamos dejar de preocuparnor por quién se acuesta con quién, que es su vida, su cuerpo y sus sentimientos. ILD

Milenio dijo...

Si es que cuanto dao ha hecho la religión a los seres humanos. Yo sólo digo, que si dios me hizo a su imagen y semejanza....pues diós es gay, porqué yo también lo soy así que.

Bueno no me voy a ofuscar, por suerte en muchos paises esas ideologías van cambiando, esperemos que esa tendencia siga así, aunque hay mucho que luchar aún.